top of page

DANIEL SOLOMONS: LA VOLUNTAD DE RECORDAR

 

 

Daniel Solomons hace del arte un instrumento quirúrgico mediante el cual tratar de descifrar las lábiles fronteras que separan (y unen, al tiempo) los territorios del recuerdo y del olvido. Toda su producción anterior y actual, ha girado y gira en torno a la posibilidad de realizar una autopsia al perenne enfrentamiento memoria/desmemoria. Ello, además, no debe ser entendido en exclusiva como una sugerente opción conceptual, ahora que el estudio entre las relaciones intercurrentes entre ciencia y arte, entre funciones cerebrales y creación artísticas ha sido puesto de moda a partir de la acuñación de un nuevo término: ‘neurocultura’, sino como un auscultamiento vivencial.

 

Como se afirmaba en el preámbulo textual que abría uno de sus catálogos “lo permanente se hace un capricho del lenguaje para quien, tras diversos accidentes cerebro‐vasculares a una edad insólita, ha quedado marcado en su metodología y patrones de enfrentamiento con el devenir diario. Quedar con el contador a cero, perder la memoria, olvidar los mecanismos de acción y coordinación más primarios, deben ser una espada de Damocles aún más afilada cuando existe la posibilidad de que estos episodios se reproduzcan, nadie sabe cuándo, nadie sabe dónde ni en qué circunstancia”. Centrada en la antinómica relación entre la ausencia de recuerdos y los dispositivos que losseres humanos hemos habilitado para sortear el olvido, la reflexión de Solomons abarca más estratos de los que pudiera parecer: nos habla de la sociedad febril y de las exigencias de un mundo veloz que nos conduce a apoyar nuestras decisiones y actos en los reflejos y apuntes que esas ‘memorias diferidas y auxiliares’nos pueden prestar.

 

De tal modo, la instalación “Something to remember”, se nos muestra como una urbe de altos archivos desnudos, yuxtapuestos, actas notariales que ofrecen testimonio delsimple resumen al cual queda reducida nuestra existencia: la inexorable voluntad por recordar.

 

 

Iván de la Torre Ameregui

Crítico de Arte y Comisario.

bottom of page